Virginia Woolf

14 diciembre, 2008

 

 

virginia-woolf  25/01/1882 – 28/03/1941

 

Una de las figuras literarias más importantes del siglo XX. Escritora inglesa, cuya narrativa no lineal ejerció una importante influencia en su género, quebrando las convenciones del realismo. Aunque Woolf es conocida primeramente por sus novelas, también escribió ensayos precursores sobre teoría artística, historia literaria, la mujer en la literatura y la política del poder.

 

 Adeline Virginia Stephen nació en Londres. Su padre Leslie fue un eminente intelectual de la Inglaterra victoriana. Luego de quedar viudo se casó con Julia Jackson, de gran prominencia social y conexiones artísticas. Ambos viudos con cuatro hijos, el nuevo matrimonio tuvo cuatro hijos más. La familia de ocho vivía con sus padres en una mansión en Kensington. Pasaba largas vacaciones de verano en St Ives, Cornwall, que luego sería el escenario para varias de sus novelas. Desde niña, la vida de Virginia se estructuró en términos de opuestos: la ciudad y el campo, el invierno y el verano, la represión y la libertad, la salud mental y la depresión.

 

En 1895, su mundo predecible se derrumbó con la muerte inesperada de su madre. Virginia sufrió su primera crisis nerviosa. Su media hermana Stella quedó al frente de la administración familiar además de la constante atención y apoyo emocional que su padre le demandaba. Stella se casó en 1897 pero también murió inesperadamente a su regreso de la luna de miel. El peso de la responsabilidad familiar recayó entonces sobre Vanessa.

 

Virginia tenía acceso irrestricto a la biblioteca de su padre y desde joven decidió escribir. Sus estudios fueron básicos y nunca fue al colegio. Vanessa estudió pintura y sus dos hermanos fueron a colegios privados y luego a Cambridge. Allí su hermano Thoby hizo amistad con Leonard Woolf, Clive Bell, Saxon Sydney-Turner, Lytton Strachey y Maynard Keynes, todos jóvenes radicales que formarían el núcleo del Bloomsbury Group.

 

Al morir su padre en 1904, Virginia tuvo otra crisis nerviosa. Vanessa organizó la mudanza de los cuatro hermanos a 46 Gordon Square, Bloomsbury. Al final del año, Virginia comenzó a hacer reseñas para el diario clerical Guardian; en 1905 comenzó a hacer reseñas para el suplemento literario del Times para el que escribiría durante muchos años.

 

Luego de un viaje a Grecia en 1906, Thoby murió de fiebre tifoidea y en 1907 Vanessa se casó. Las “veladas de los jueves” que organizaba Thoby continuaron. En 1911, al regresar Leonard Woolf de Ceilán, donde trabajaba como funcionario público, decidió que quería casarse con Virginia y ella aceptó. Se casaron en el registro civil de St Pancras en 1912 y juntos se dedicaron profesionalmente a la literatura y el periodismo.

 

Desde 1908, Virginia había estado escribiendo su primera novela, Fin de viaje pero sólo la terminó en 1913. Aunque no se publicó hasta 1915 debido a otra crisis nerviosa luego de su casamiento. Entre 1910 y 1915, su depresión empeoró y sus inseguridades como escritora y como mujer provocaron un intento de suicidio en septiembre de 1913.  Años más tarde terminó Noche y día (1919) ambas publicadas por Duckworth & Co.

 

En 1917 los Woolf compraron una pequeña imprenta como hobby y terapia para Virginia. En esta época ya vivían en Richmond, Surrey. Así nació Hogarth Press. Los Woolf  continuaron imprimiendo a mano hasta 1932, pero pronto se convertirían en editores más que impresores. Ya en 1922 Hogarth Press se había convertido en un negocio y desde 1921 Virginia siempre publicaría con Hogarth Press, a no ser por algunas raras excepciones.

 

En 1921 Virginia publicó su primera colección de cuentos cortos Lunes o martes, de naturaleza experimental. En 1922 publicó su primera novela experimental,  El cuarto de Jacob. En 1924 el matrimonio regresó a Londres. En 1925 se publicó La señora Dalloway, a la que le siguió Al faro (1927), y Las olas (1931), consideradas sus obras más importantes. Su relación con la novelista y poeta aristócrata Vita Sackville-West la inspiró a escribir Orlando (1928). Dos charlas en dos universidades para mujeres de Cambridge la inspiraron a escribir Una habitación propia (1929), una discusión sobre la literatura escrita por mujeres y sus bases históricas económicas y sociales. Su ensayo “Narrativa moderna” (1925 ) atacaba a los “materialistas” que escribían sobre experiencias superficiales en vez de espirituales o “luminosas”.

 

Desde 1897 Virginia escribía un diario donde no anotaba hechos, sino la relación entre lo objetivo y lo subjetivo mostrando a las personas como “astillas y mosaicos, no como entidades inmaculadas, monolíticas y consistentes” según sus propias palabras. Una distinción que presentó la percepción de lo femenino como una manera diversa y abarcadora de entender el mundo, en vez de lineal y maciza caracterizada por lo masculino.

 

Luego de terminar su última novela, Entre actos, Virginia cayó en una profunda depresión, exacerbada por la segunda Guerra Mundial y la destrucción de su casa en Londres durante un bombardeo aéreo.

 

Una mañana de marzo, Virginia Woolf vistió su abrigo, llenó los bolsillos de piedras y se adentró en el río cerca de su casa. No encontraron el cuerpo hasta el 18 de abril. Su marido enterró sus cenizas bajo un árbol en el jardín de su casa en Rodmell, Sussex. En la última nota a su marido escribió

 

“Estoy segura de que estoy enloqueciendo otra vez. Siento que no podemos pasar por eso una vez más. Esta vez no me recuperaré. Comienzo a oír voces y no puedo concentrarme. Por eso voy a hacer lo que me parece mejor. Me has dado mucha felicidad. Has sido lo mejor que se puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido tan felices como nosotros, hasta que comenzó mi enfermedad. No tengo fuerzas para luchar. Sé que estoy arruinando tu vida. Sin mí podrás trabajar. Como ves ni siquiera puedo escribir esto correctamente, ni puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda mi felicidad. Has sido increíblemente paciente y bueno. La única persona capaz de haberme salvado eres tú. Lo único que me queda es la certeza de tu bondad. No puedo continuar arruinándote la vida. No creo que dos personas puedan haber sido tan felices como nosotros.” V.

 

 

Anuncios