Charlotte Perkins Gilman

15 septiembre, 2009

Charlotte Perkins Gilman   03/07/1860-17/08/1935

Prominente socióloga, novelista, cuentista, conferenciante sobre reforma social. Fue una feminista utópica en una época en que sus logros eran excepcionales para la mujer. Fue un modelo para futuras generaciones debido a sus conceptos y estilo de vida poco ortodoxos.

Charlotte Perkins Gilman nació en Connecticut. Hija de un bibliotecario y escritor, a su vez sobrino de la escritora Harriet Beecher Stowe, autora de La Cabaña del tío Tom Perkins abandonó a su esposa luego de la muerte de un hijo en 1866, por lo que Mary Perkins vivió con sus hijos al borde de la pobreza, dependiendo para su alojamiento temporario de las tías de su padre, entre ellas la sufragista Isabella Beecher Hooker y Harriet y Katharine Esther Beecher.

A los cinco años Charlotte aprendió a leer sola durante un período de enfermedad de su madre. Su madre no era afectuosa ni con Charlotte ni con su hermano, y tampoco les permitía hacer fuertes lazos con sus amigos al creer que eso les evitaría sufrir en el futuro. Con el tiempo, debido a una vida de aislamiento afectivo, Gilman se volvió una lectora voraz y prácticamente se educó sola. Cursó estudios sólo hasta los quince años. Estudió dos años en la escuela de diseño de Rhode Island (1878-80) y comenzó a ganarse la vida diseñando tarjetas de felicitación.

En 1884 se casó con Charles Walter Stetson, artista plástico. Desde joven sufrió períodos depresivos y luego del nacimiento de su hija Katharine, cayó en una depresión post parto. En una época en que la mujer era considerada histérica o nerviosa, no se le daba importancia a esta dolencia. A los veintiséis años, comenzó un tratamiento con el Dr. Silas Weir Mitchell. Sus recomendaciones fueron “vive una vida doméstica y nunca más toques una pluma, un pincel o un lápiz mientras vivas”. El tratamiento incluía: 1. Postración día y noche. 2. Aislamiento de la familia. 3. Sobrealimentación para incremento de peso. 4. Masaje y uso esporádico de electricidad sobre los músculos.  La paciente no debía salir de la cama, leer, escribir, cocer, hablar, o alimentarse sola. Luego de unos pocos meses, su depresión se agudizó. Charlotte casi entró en un profundo colapso emocional y comenzó a mostrar comportamientos suicidas. Más tarde, Gilman satirizó este evento en su autobiografía y utilizó las conversaciones en su famosa historia “El empapelado amarillo”. Desde su primera publicación, el cuento ha sido incluido en varias colecciones de literatura y libros de texto. Basado en su propia experiencia, cuenta la historia de una madre que sufre de depresión nerviosa y es recluida en el cuarto de una casa alquilada desde donde la narradora relata el tormento psicológico en un diario secreto. El horrible estampado del papel amarillo la obsesiona y llega a ver la figura de una mujer que sale de él. En parte autobiográfica, en la historia, la narradora tiene que obedecer a su marido y el médico, aunque el tratamiento prescripto contrasta con lo que realmente necesita, el estímulo mental y la libertad de escapar de la monotonía de la habitación a la que ha sido confinada.

En 1888, a pesar del escándalo social, Gilman decidió separarse de Stetson por el bien de su salud mental y se mudó a California, donde comenzó su recuperación que más tarde se reflejaría en una vida intelectual activa. En 1894, Gilman envió a su hija a vivir con su padre y su nueva esposa, también amiga de Gilman, debido a su opinión progresiva de que el padre tenía derecho a tener igual contacto con su hija. El segundo marido de Gilman fue su primo George Houghton Gilman, abogado de New York. En 1894 y 1895 fue editora de The Impress, un semanario publicado por la Pacific Coast Women’s Press Association, y publicó una serie de cuentos experimentales. La publicación no tuvo larga vida como resultado de la predisposición social adversa contra el estilo de vida de Gilman, como “madre desnaturalizada y mujer divorciada”. Esta realidad luego inspiraría el primer borrador del tratado Mujeres y economía, en que analiza el tema de la opresión de la mujer en el hogar y la necesidad de modificar su entorno para el bien de su salud mental.

El primer libro de Gilman fue In this our world (1893), una colección de poemas satíricos de temas feministas.  En 1903, Charlotte habló en el Congreso Internacional de la Mujer en Berlín y al año siguiente viajó por Inglaterra, Holanda, Alemania, Austria y Hungría.

Además del éxito alcanzado, Charlotte consiguió ganarse la vida con sus conferencias, haciéndose conocer en el círculo social de activistas y escritoras del movimiento feminista. Durante dos décadas fue renombrada por sus conferencias sobre temas de la mujer, la ética, el trabajo, los derechos humanos y la reforma social. Estos temas también se encuentran en sus obras de narrativa.

Desde 1909 a 1916, Gilman fue la editora de su propia publicación feminista., The Forerunner, donde apareció la mayor parte de su obra. En ella, presentaba material que al “estimular el pensamiento”, “promover el coraje, la impaciencia y la esperanza”  y “expresar ideas a través de una publicación diferente” iba contra la corriente dominante. En el transcurso de siete años, la revista produjo ochenta y siete números, de veintiocho páginas cada uno.

Gilman tuvo una participación activa en Nacionalismo, un movimiento de reforma que predecía la caída del capitalismo y luchaba contra la avaricia y la distinción de clases,  al promover una vida ética basada en la paz. Gilman se inspiró en la novela utópica del socialista Edward Bellamy, Looking Backward, que también influenció su novela El país de ellas, publicada por Women´s Press en 1979. En el argumento, tres hombres descubren una civilización perdida que vive en paz y está poblada totalmente por mujeres que se reproducen de manera partenogenética. No hay guerras, ni enfermedades. Originalmente, El país de ellas apareció en su publicación mensual, al igual que sus otras obras narrativas, What Diantha did (1910), The Crux (1911) y Moving the Mountain (1911). Benigna Machiavelli fue publicada por Bandanna Books en 1994.

El tratado más conocido de Gilman es Mujeres y economía (1898) en el que ataca la división tradicional de roles sociales, que para Gilman son artificiales y no necesarios para la supervivencia. Cansada de la vida citadina, en 1922 se mudó de Nueva York a Norwich en Connecticut, donde escribió La religión del hombre y de la mujer, en la que concibió una religión libre de los dictados patriarcales opresores. En 1932 le diagnosticaron cáncer de mama. Luego de la muerte súbita de su marido de hemorragia cerebral en 1934, Gilman regresó a California para vivir cerca de su hija.

Defensora de la eutanasia, Gilman puso fin a su propia vida al tomar una sobredosis de cloroformo para morir en paz y rápidamente. Su auto-biografía, La vida de Charlotte Perkins Gilman (1935) fue publicada de manera póstuma. Su novela misteriosa, Unpunished, sólo fue publicada en 1997 en The Feminist Press. Gilman y su obra fueron olvidadas durante dos décadas hasta que el movimiento feminista de los años 60 creó un renovado interés.

“Será un gran adelanto para el alma humana cuando finalmente pare de idolatrar hacia atrás”. Ch.P.G.

“Los hábitos en el pensamiento persisten a través de los siglos. Aunque una mente sana rechace una doctrina en la que ya no cree, continuará sintiendo aquellas mismas cosas asociadas con esa doctrina.” Ch.P.G.