8 marzo, 2014

¡Un feliz día de la mujer para todas!

Celebremos nuestros éxitos, nuestros esfuerzos, nuestra pasión y nuestros deseos en este mundo necesitado de cambios positivos y de manos femeninas.

Un gran abrazo,

MUJERES PARA PENSAR

mpplogo-colour-blogsmall


María Moliner

30 junio, 2013

María Moliner    30/03/1900 – 22/01/1981

Filóloga y lexicógrafa creadora del Diccionario de uso María Moliner

Fue hija de un médico rural de Paniza, Enrique Moliner Sanz y de Matilde Ruiz Lanaja, siendo ella la hija del medio de tres hermanos, entre Enrique y Matilde

En 1902, según testimonio de la propia María Moliner, los padres y ambos hijos mayores se trasladaron a Almazán (Soria) y, casi inmediatamente, a Madrid. Después de un segundo viaje a América en 1914, su padre se quedó en Argentina, abandonando a la familia. Esto motivó probablemente que en 1915 la madre decidiera dejar Madrid y regresar a Aragón. A pesar del dolor por el terrible abandono del padre, la familia sale adelante en buena parte gracias a la ayuda económica de María, que, aun siendo muy joven, se dedica a dar clases particulares de latín, matemáticas e historia. Según dirían más tarde sus hijos, estas duras circunstancias fueron fundamentales en el desarrollo de la personalidad de su madre.

Los primeros exámenes del bachillerato los hizo María Moliner, como alumna libre, en el Instituto General y Técnico Cardenal Cisneros de Madrid (entre 1910 y 1915), pasando en julio de 1915 al Instituto General y Técnico de Zaragoza, del que fue alumna oficial a partir de 1917 y donde concluyó el bachillerato en 1918.

En Zaragoza se formó y trabajó como filóloga y lexicógrafa en el Estudio de Filología de Aragón, donde colaboró en la realización del Diccionario aragonés. El método de trabajo adquirido y practicado en esta institución hubo de ser muy importante en su formación filológica y en su posterior trabajo como lexicógrafa.

Se licenció en 1921 en la especialidad de Historia, la única existente por entonces en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza), con las máximas calificaciones y Premio Extraordinario. Casi los mismos pasos siguió su hermana Matilde, licenciada en lo mismo con iguales honores, pero en 1925, y también cooperante en el Estudio de Filología de Aragón. Más tarde, su hermana sería también su colaboradora.

Al año siguiente María ganó las oposiciones para el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, siendo destinada en agosto al Archivo General de Simancas, desde el que pasó, en 1924, al Archivo de la Delegación de Hacienda en Murcia y años más tarde, a comienzos de los treinta, al de Valencia.

En Murcia conoció a Fernando Ramón Ferrando, por entonces joven licenciado en Física, de ideología de izquierdas como la suya, con quien se casó en 1925. Allí nacieron sus dos primeros hijos: Enrique y Fernando. En Valencia nacen los dos hijos menores: Carmen y Pedro.

La labor de Moliner en el decenio 1929-1939 como parte muy activa en la política bibliotecaria nacional, especialmente durante la República, ha sido bien resaltada.

Su inclinación por el archivo, por la organización de bibliotecas y por la difusión cultural, la llevó a reflexionar sobre ello en varios textos: Bibliotecas rurales y redes de bibliotecas en España (1935) y a una participación muy activa en el grupo de trabajo que publicó, de forma colectiva, el librito Instrucciones para el servicio de pequeñas bibliotecas (1937), un trabajo vinculado a las Misiones Pedagógicas de la República. Además, dirigió la Biblioteca de la Universidad de Valencia, participó en la Junta de Adquisición de Libros e Intercambio Internacional, que tenía el encargo de dar a conocer al mundo los libros que se editaban en España, y desarrolló un amplio trabajo como vocal de la Sección de Bibliotecas del Consejo Central de Archivos, Bibliotecas y Tesoro Artístico, creado en febrero de 1937, en la que Moliner fue encargada de la Subsección de Bibliotecas Escolares.

Tras la derrota del bando republicano en la Guerra Civil Española el matrimonio sufrió represalias directas; él perdió la cátedra, fue trasladado a Murcia, y María regresó al Archivo de Hacienda de Valencia, bajando dieciocho niveles en el escalafón del Cuerpo.

En 1946 su marido fue rehabilitado, pasando como catedrático de Física a la Universidad de Salamanca. La familia se traslada entonces a Madrid, de donde él va y viene a sus clases, mientras María se incorpora a la Biblioteca de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid, llegando a ser su directora hasta su jubilación en 1970.

Hacia 1952 su hijo Fernando le trajo de París un libro que llamó profundamente su atención, el Learner’s Dictionary of Current English de A. S. Hornby (1948). A ella, que, consciente de las deficiencias del DRAE, andaba ya confeccionando anotaciones sobre vocablos, este libro le dio la idea de hacer “un pequeño diccionario,… en 2 añitos”. Por entonces comenzó a componer su Diccionario de uso del español, enorme empresa que le llevaría más de quince años, trabajando siempre en su casa. María se aísla para trabajar con gran intensidad. Madruga para trabajar en el diccionario antes de ir a trabajar y a su regreso también trabaja hasta tarde.

Tuvo numerosos enfrentamientos en su trabajo para que los libros no quedaran dentro de los armarios. También fue a enfrentarse a los juzgados por haber sido su hijo Pedro arrestado por socialista.

Días antes de la entrada de los fascistas en Valencia, María Moliner quemó una gran cantidad de libros y documentos.

A instancias del académico Dámaso Alonso, que seguía con interés su trabajo y tenía conexiones con la editorial Gredos, Moliner acabó firmando, en 1955, un contrato con ésta para la futura publicación de la obra, cuya edición tipográfica fue extremadamente laboriosa. Decía que a ella nada le había ocurrido por casualidad.

Su Diccionario era de definiciones, de sinónimos, de expresiones y frases hechas, y de familias de palabras. Además, anticipó la ordenación de la Ll en la L, y de Ch en la C (criterio que la RAE no seguiría hasta 1994), o términos de uso ya común pero que la RAE no había admitido, como “cibernética”, y agregó una gramática y una sintaxis con numerosos ejemplos.

El 7 de noviembre de 1972, el escritor Daniel Sueiro entrevistaba en el Heraldo de Aragón a María Moliner. El titular era un interrogante: «¿Será María Moliner la primera mujer que entre en la Academia?». La habían propuesto Dámaso Alonso, Rafael Lapesa y Pedro Laín Entralgo. Pero el electo, a la postre, sería Emilio Alarcos Llorach.

María decía una de las frases suyas que más veces se han repetido: Sí, mi biografía es muy escueta en cuanto a que mi único mérito es mi diccionario. Es decir, yo no tengo ninguna obra que se pueda añadir a esa para hacer una larga lista que contribuya a acreditar mi entrada en la Academia (…) Mi obra es limpiamente el diccionario. Más adelante agregaba: Desde luego es una cosa indicada que un filósofo -por Emilio Alarcos- entre en la Academia y yo ya me echo fuera, pero si ese diccionario lo hubiera escrito un hombre, diría: «¡Pero y ese hombre, cómo no está en la Academia!”.

La causa del rechazo pudo ser una combinación de su condición de mujer (hubiera sido la primera en ser admitida a la institución), y su no pertenencia a la filología académica. El académico Miguel Delibes, tras el fallecimiento de la antigua candidata, opinó que “es una lástima que, por esas circunstancias especiales en que se han desenvuelto siempre los temas que rodean a la presencia de mujeres en la Academia, María Moliner no haya podido ocupar un sillón en la entidad”. Una de sus necrológicas definió bien lo que resultó de aquella injusticia: “Una académica sin sillón”.

La escritora Carmen Conde, que sería muy pocos años después, en 1978 (ya en el periodo democrático), la primera mujer admitida a la Academia, siempre ha reconocido que ocupaba el puesto que hubiera debido corresponder a María Moliner, y no olvidó mencionarlo indirectamente en su discurso de ingreso, en 1979: “Vuestra noble decisión pone fin a una tan injusta como vetusta discriminación literaria”.

La primera (y la única edición original autorizada por ella) fue publicada en 1966-67 por la editorial Gredos. En 1998 se publicó una segunda edición que consta de dos volúmenes y un CD-ROM, así como una edición abreviada en un tomo. La tercera y última revisión fue editada en septiembre del 2007 y consta de dos tomos. En 2008 la editorial Gredos editó para el diario español El País una versión abreviada en tres tomos. Ninguna de estas ediciones posteriores a la de 1966-67 obtuvieron la autorización de los herederos de María Moliner, por lo que su hijo Fernando ha abierto un proceso judicial contra Gredos por las ediciones del diccionario apócrifo, que difiere del original.

Su más reciente biógrafa, I. de la Fuente, resume así las causas: “Porque era una intrusa, en cierto modo. Porque estudió historia en la universidad de Zaragoza, pero había encarrilado su vida por el mundo de los archivos y bibliotecas y no estaba considerada filóloga. En aquel momento sí que influyó el que fuera mujer. Una mujer que se pone a hacer un diccionario, pero no el diccionario que inicialmente quería hacer, sino un diccionario que además cuestionaba el de la RAE. Creo que fue admirada, pero no valorada”.

Quizá a modo de compensación, en junio de 1973 la Real Academia Española le otorgó, por unanimidad, el Premio “Lorenzo Nieto López”, “por sus trabajos en pro de la lengua”. Sin embargo, en realidad era tarde, pues el rechazo de María Moliner, que tuvo enorme eco en la prensa y la puso de mayor actualidad que nunca, la convirtió en un nuevo mito del feminismo; por entonces, y en los años siguientes, se leyeron críticas muy duras hacia la actitud de una mayoría de los académicos.

Los últimos años de la vida de María estuvieron marcados por el cuidado de su marido, jubilado en 1962, enfermo y ciego ya para 1968, y por el deseo de pulir y ampliar con tranquilidad su famoso Diccionario de uso del español (publicado en dos grandes volúmenes en 1966-1967). Sin embargo, en el verano de 1973 surgieron repentinamente los primeros síntomas de una arterioesclerosis cerebral, enfermedad que la iría retirando de toda actividad intelectual. Su marido fallece el 4 de septiembre de 1974, lo que termina con sus ganas de vivir. Pasó los siguientes seis años, hasta su propio fallecimiento en 1981, en su casa de Madrid, retirada del mundo y en medio del cariño y cuidados de su familia (su hermana Matilde, dos de sus hijos y numerosos nietos).

“El diccionario de la Academia es el diccionario de la autoridad. En el mío no se ha tenido demasiado en cuenta la autoridad”… “Si yo me pongo a pensar qué es mi diccionario me acomete algo de presunción: es un diccionario único en el mundo”. M.M.


Boudicca

31 mayo, 2013

 

Boudicca  Año 60 d. C.

Reina del pueblo iceno al este de Inglaterra, lideró el mayor levantamiento contra las fuerzas de ocupación romanas.

Boudicca nació alrededor del año 30 d. C. en el sudeste de Inglaterra. En el año 48 se casó con Prasutagus, cabeza del pueblo icenos de East Anglia. Vivían en la región de Norfolk cuando los romanos conquistaron el sur de Inglaterra en el año 43 d.C. Aunque permitieron a Prasutagus continuar gobernando a su pueblo fue bajo el dominio de Roma. A pesar de tener ciertas ventajas, el pueblo iceno sufrió debido a las altos impuestos y la esclavitud a la que fueron sometidos. Con la muerte de Prasutagus en el año 60, los romanos decidieron tomar el control de Iceni directamente y confiscaron las propiedades de los principales gobernantes de la tribu, pasando su población a ser tratados como esclavos.

De acuerdo con el historiador romano Tácito, Boudicca fue azotada y sus hijas violadas, al no poder pagar al Imperio Romano la deuda que su marido había contraído. Con este renovado avasallamiento se exacerbó el resentimiento hacia la invasión romana. Otras tribus, como los Trinobantes también sufrieron un trato parecido, provocando sentimientos de rebelión entre los nativos britanos.

Mientras el gobernador romano Gaius Suetonius Paullinus emprendía una campaña en el norte de Gales, los icenos, junto con otras tribus finalmente fueron convocados por Boudicca para llevar a cabo una rebelión contra la ocupación romana. El escritor romano Cassius Dio describió a Boudicca como “Una mujer muy alta, de mirada penetrante y voz áspera y fuerte. Su larga cabellera pelirroja caía sobre su capa a cuadros que prendía con un broche.”

El primer ataque de Boudicca y los britanos fue dirigido a Colchester, una ciudad símbolo del control romano, con un templo al emperador Claudio. La ciudad no contaba con una defensa poderosa de modo que fue una victoria fácil. Cuando Suetonius supo las noticias viajó a Londres, entonces un centro financiero pequeño pero floreciente. Suetonius pensó en defenderla, pero con el número cada vez mayor de britanos Boudicca tomó Londres y St. Albans, con miles de víctimas.

El ejército de Boudicca se encaminó hacia el norte para finalmente enfrentar al ejército de Suetonius. Mientras que contaba con el saqueo de los almacenes romanos para alimentar a su ejército rebelde, Suetonius ordenó la quema de todos los almacenes romanos a su paso, con lo que el ejército vencedor de Boudicca llegó debilitado. Aunque Boudicca contaba con un ejército mucho más numeroso, las tácticas y las armas superiores, junto a la disciplina intachable del ejército romano de apenas 1.200 hombres consiguieron devastar al ejercito britano hambriento y exhausto de unos 100.000. Existen versiones diversas sobre la muerte de Boudicca. Algunas fuentes alegan que murió por heridas mortales en batalla y otras que se envenenó para evitar la captura.

La rebelión de Boudicca casi forzó a los romanos a dejar Inglaterra, ya que fue el emperador Nerón quien decidió reemplazar a Suetonius por un líder más neutral.

La historia de Boudicca quedó casi olvidada hasta que los Anales de Tácito fueron descubiertos en 1360. Durante la era victoriana, la historia de Boudicca recibió gran interés. El marido de la reina Victoria, el príncipe Alberto, encargó una estatua de Boudicca, que hoy se encuentra en la entrada del Parlamento en Londres.

De modo que Boudicca se convirtió en un símbolo del Imperio Británico, un hecho irónico dado a su postura y su lucha anti-imperialista.


Mujeres para pensar vuelve de sus vacaciones

24 abril, 2013

A nuestras/os lectores, disculpen por las semanas de silencio de Mujeres para pensar, de vacaciones por Argentina…

Volveremos pronto con la publicación de otras vidas y otros artículos de interés.

Un saludo

mpplogo-colour-blogsmall


Matrimonio gay en en Reino Unido

6 febrero, 2013

Gay marriage3 

Ayer el Parlamento británico votó a favor del casamiento gay con una mayoría de 400 contra 175. Hace tiempo la sociedad británica muestra su apoyo a esta ley y con ella a la evolución humana en términos de la sociedad y su sistema administrativo. Y sin embargo, aún existe oposición o resistencia, como en todo proceso evolutivo, de quienes necesitan continuar viviendo en el pasado, dilatando el progreso.

“La ex ministra Sarah Teather expresó preocupación de que se estuviera modificando la definición de matrimonio, con lo que la vida familiar podría entrar en desequilibrio.” registró la prensa británica

Es cierto, la definición del matrimonio cambiará debido a esta legislación. Felizmente. ¡Ya era hora de que cambiara una definición basada en significados arcaicos sobre la vida conyugal y la pareja, apenas enfocados hacia la procreación: hemos dejado de ser animales hace largo tiempo. El amor y el compromiso son las premisas que deben sustentar la institución del matrimonio, no la procreación. La institución del matrimonio tiene una historia, o sea una evolución. En sus orígenes, el matrimonio se constituía como un compromiso para la protección de la mujer/madre o también para poder traspasar el patrimonio a descendientes directos. En el mundo musulmán, por otro lado, se usaba como “contrato de penetración”. ¡Huelga cualquier comentario!
¿Consumar el matrimonio? Otro concepto basado en un mundo patriarcal, ¡donde el hombre ha determinado que si no hay penetración no hay sexo! ¿Recuerdan el caso Monica Lewinsky/Clinton? El matrimonio definido como institución para la procreación no refleja la realidad.

Sarah Teather afirmó: “En mi opinión las protecciones adicionales que ofrece a las parejas del mismo sexo son marginales, mientras que el potencial negativo a la sociedad puede ser considerable.”

Las leyes no sirven apenas como una forma de protección, sino que representan y forman un cuerpo para la justicia y la igualdad. ¿No le interesa a Sarah el inmenso beneficio que conlleva la institucionalización de la igualdad en una ley como ésta? ¿Quién conforma la sociedad según la señora Sarah? ¿Acaso quien elige ser homosexual o lesbiana no es parte de esa sociedad? ¿De qué manera sería negativo? ¿De qué manera es negativa la unión en el amor de dos personas, sean del sexo que sean?

¿Qué opina la señora Sarah de lo negativo que es para la sociedad cuando dentro de una familia y matrimonio heterosexual, existe maltrato, abuso a la mujer y los hijos, violencia doméstica, etc? ¿No tienen origen los casos de criminalidad juvenil (para luego extenderse a la vida adulta), en las familias heterosexuales disfuncionales o destruidas? Lo negativo está en el comportamiento y la incultura o la mala crianza, no en el sexo de quienes forman una familia o constituyen un matrimonio. Creo que el matrimonio gay puede aportar grandes cosas a la sociedad. Tal vez por estar basado en el amor y no en la imposición o presión sociales que muchas veces existen para contraer matrimonio.

Gay marriage2                                             Gay marriage1

Está claro que la mayoría de quienes se oponen al matrimonio gay, lo hacen como reacción cultural o religiosa. La institución del matrimonio ha sido manipulada por la iglesia para la normalización del sexo dentro de un marco de autorización eclesiástica para la procreación. En el siglo XXI el sexo ya no entra dentro de ese marco, en tanto que la mayoría de las parejas o los individuos tienen sexo cuando lo desean, fuera y dentro del marco del matrimonio. De modo que los conceptos que han constituido las leyes y los preceptos sobre el matrimonio y el divorcio son anticuados. Una vez más, el amor entre dos personas de cualquier género debe ser la base del matrimonio y no la procreación.

En unos 50 años o menos, seguramente la sociedad en general considerará esta oposición histórica como un hecho risible por anticuado. De la misma manera en que hoy es impensable que la mujer no tenga derecho al voto. Aplaudo al señor Cameron en esta instancia. Sigamos evolucionando. Alejandra Guibert


Frederica Sagor Maas

24 enero, 2013

Frederica Sagor Maas  06/07/1900 – 05/01/2012

Escribió historias originales para el cine, adaptó otras y desarrolló decenas de guiones para Hollywood, que sirvieron de rampa de lanzamiento para las estrellas de la época, como Louise Dresser, Constance Bennett o Clara Bow. Al igual que Greta Garbo, tuvo que adaptarse al sonido y al color en el cine.

Y sin embargo sus ideas para nuevas historias y nuevos guiones eran robadas, su trabajo era plagiado y otros recibían el reconocimiento.

La vida de Frederica fue como la trama de una de las viejas películas de Hollywood. Abandonó los estudios para ir a Broadway en busca de ideas para el cine. Se mudó a Hollywood, donde rechazó sugerencias de que probara suerte como actriz y en cambio escribió para los estudios Universal, MGM, Paramount y Fox. Cuando la industria dejó de necesitarla, estuvo a punto de suicidarse. Más tarde, una vez que había dejado de trabajar en Hollywood, Frederica dijo que hubiera preferido ser lavandera.

Frederica Sagor, una de cuatro hermanas, nació en un apartamento frente a la vía de tren en Manhattan. Sus padres, inmigrantes judíos rusos, acortaron el nombre de Zagosky. Frederica abandonó la idea de ser médica y estudio periodismo en Columbia. Trabajó un verano como correctora para el New York Globe.

Entró a la industria del cine luego de responder a un anuncio como ayudante del editor de guiones en la Universal Pictures en Nueva York. Obtuvo el trabajo y aprendió sobre cine mirando las películas que le gustaban tres o cuatro veces, estudiándolas fotograma a fotograma.

En 1924, Frederica se mudó a Hollywood para escribir para Preferred Pictures. Luego del éxito de “The Plastic Age,” que adaptó con éxito, firmó contrato con MGM, donde, otros se llevaban el reconocimiento por su trabajo. En un sistema donde existían “ejércitos” de escritores, era la norma.

 “A menos que quisieras dejar la industria, tenías que callarte la boca,” escribió. “Yo tenía una pasión intensa por este nuevo arte,” escribió en sus memorias, The Shocking Miss Pilgrim: A Writer in Early Hollywood. Memorias en las que describió el chauvinismo, la misoginia y la discriminación a la que se vio sometida como mujer en la industria en los años veinte. También describiría casos de prostitución, abuso de poder y plagio.

Cansada de MGM, Frederica pasó a trabajar con Tiffany Productions, donde recibió el reconocimiento por haber escrito las comedias de los años 20 “That Model From Paris” (1926) and “The First Night” (1927).

En 1927 se casó con el guionista, Ernest Maas, y también escribió guiones con él. Por su guión original para la película “Rolled Stockings” (1927), Frederica no sólo recibió el reconocimiento en los créditos en la pantalla sino también en el afiche, un hecho raro en esa época.

Durante el descalabro bursátil de 1929 la pareja perdió 10 mil dólares y tuvo que sobrevivir escribiendo reseñas de películas hasta que juntos escribieron el guión de la película “The Shocking Miss Pilgrim,” que se estrenó en 1947. La película trataba sobre una joven taquígrafa que se convierte en la primera mujer contratada por una compañía de transportes de Boston, pero incluso esa idea fue distorsionada por los valores uniformadores de Hollywood. Aunque el guión era un estudio sobre el empoderamiento de una joven, “Miss Pilgrim” se convirtió en un musical banal con Betty Grable.

Empobrecidos y desilusionados, en 1950 la pareja condujo hasta la cima de una colina aislada al atardecer con la intención de matarse por asfixia, pero no tuvieron el coraje de hacerlo. Su marido murió a los 94 años en 1986.

Ninguno de los dos regresó a la industria. Para obtener un trabajo como mecanógrafa en una compañía de seguros, Frederica mintió sobre su edad, diciendo que tenía 40 años en vez de 50.  Apenas iba al cine. “Creo que lo que están haciendo hoy es mucho peor que lo que se hacía en esas primeras épocas”, dijo en 1999.

Antes de morir a los 111 años, Sagor Maas se había convertido en el único lazo viviente con la era del cine mudo.

“Ahora me vengaré. Estoy viva y coleando y todos esos H de P están bajo tierra” F.S.M (durante una entrevista en 1999)

“El sexo en Hollywood se volvió tan rutinario como lavarte la cara o cepillarte los dientes.” F.S.M

 


FELIZ AÑO 2013

16 enero, 2013

Grandes cambios se están procesando lentamente, algunos con resultados positivos para la mujer. Aunque no lo parezca…

Hay un sentido renovador en observar el lado positivo de las cosas. Creo que seguimos avanzando. Aunque no lo parezca…

Nuestro poder creador sigue ayudando al mundo.

Les deseo un año de transformaciones y renacer.
Debemos disfrutar de nuestros éxitos y nuestros sueños!

Un saludo a todas y todos los lectores de Mujeres para pensar.

 

 mpplogo-3-colournewyear